La camiseta de la selección.

11:16:00

Tenía escasos 14. Escueto y con poco peso, no había dado ni el estirón. Aunque en mi caso el estirón fue escaso. Me confundía con la gente en las Avenidas de London, y mi tutor se asustaba. Quería llegar a la planta donde se encontraba la camiseta de England. Kevin Keegan era mi héroe, un extremo derecho ingles diminuto, medía como yo 1,62, con un regate diabólico. Cuando descubrí el tesoro no dude en arrascar mi bolsillo para gestionar el trueque.Abandoné Harrods, saque la camiseta y no deje de admirarla durante muchos años. Unas botas de futbol Patrick fueron la siguiente adquisición, por supuesto las firmadas por Kevin.Aquel vestuario me convertía en un soñador, amando unos colores aunque no fueran los míos. 
Jugador Mou siempre ha dicho que su deseo sería acabar su carrera entrenando en algún conjunto inglés. Supongo que cuando estuvo en el Chelsea advirtió que en aquellas islas se gestó todo lo que le motiva e ilusiona a diario: football.
Un día nublado, una hierba perfecta y algo húmeda, la temperatura media y un bosque frondoso donde se pueda encontrar el baón después de un disparo sin tino. Amar unos colores aunque no sean los tuyos, o ponerte en la piel de otro puede llegar a ser una buena enseñanza.
Inglaterra 1-Francia 1


Un duelo con sabor histórico aunque faltaran los Platini, Zidane, Keegan, Owen y demás cuadrilla.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images