Acerca del Espíritu Ganador...acerca de la superación...

10:26:00

La expresión superación, se omite en la mayoría de las casas a la hora de las hipotéticas reuniones familiares que debieran ser las comidas. Si, superación, uno no puede entretenerse en que pasen días, uno tras otro y lo que acontezca alrededor no tenga nada de novedoso, de emergente, de innovador, espontáneo y por ende motivador. Pero claro, si en la educación familiar, todos estos valores que aglutina el término superación, no se tienen en cuenta, pues apaga y vámonos.

Crear una generación de ganadores, de gente con ambición y hambre de resultados, no tiene que llegar de la mano del apuntalamiento o construcción obsesión paterno filial, aquello de que lo que no conseguimos nosotros que lo consigan nuestros hijos. Es cierto que este tipo de obsesiones suelen ser el comienzo o la base para mucho entrenamiento, desarrollo del músculo y la fortaleza aparente pero no cabe duda de que si nos dejamos la exigencia sobre alguna de las asignaturas paralelas, véase valores, educación, trabajo en equipo, existirá un momento que todo nuestro trabajo se vendrá abajo.


Cuál debiera ser entonces el equilibrio perfecto para que todos los valores se compilaran en un mismo sentido?. Quizá comenzar por lo más elemental y primario: La Felicidad por ser uno mismo, el desarrollo de nuestras facultades y espíritu para trasladarlo a los que vendrán en el futuro y sobre todo muy poco egoísmo, la renuncia al EGO vacío.

En el fútbol todos los conceptos claves están amparados en parámetros primarios. Tanto es así que la mayoría de las veces parece cumplirse el guión establecido, un ejemplo: ¿Porqué siempre que un equipo falla demasiadas ocasiones de cara a la puerta contraria acaba recibiendo el castigo del gol a veces injusto?. Otro ejemplo ¿Por qué siempre que se vierten declaraciones demasiado grandilocuentes en una sala de prensa existe una extraña fuerza que provoca lo contrario a lo evocado?.





 Es más sencillo de lo que parece, primero existe una semejanza enorme entre un acontecimiento de estas magnitudes, acotado por el tiempo, con su principio y final con sus preámbulos o previos y lo que es la vida, con las mismas preparaciones formativas a veces absurdas, exigencias sin sustancia y prohibiciones de aspectos clave para el desarrollo cognitivo etc. Después de todo esto, al final llegar al ansiado triunfo o en detrimento al estrepitoso fracaso, así es como el ser humano asume su tiempo o si o no, o triunfas o fracasas o vives o mueres...Pero quizá para alcanzar el verdadero triunfo, una Felicidad duradera y amparada en realidades, unas fortaleza mental a prueba de acontecimientos "bomba" de la vida, debiéramos dejar de lado esa necesidad del cumplimiento de nuestras metas en un espacio tan acotado y resaltar y trabajar sobre fuerzas más espirituales para que la sociedad estuviera más cimentada, menos asentada sobre terrenos movedizos.




Todas la imágenes que estos "pintores" de la realidad actual puedan captar a lo largo de los nombrados 90 minutos llevaran consigo matices y simbología muy cercana a los hechos que ocurren en nuestra vida habitual:


Desbordar al contrario, desbancar a tus competidores a los que los son siempre o a los que solo lo son a veces.





Esfuerzo, salto, intención, búsqueda.




Trabajo en equipo, colaboración:






Lucha, Lucha, Lucha, Lucha, Lucha:

 




 
Pero en todos estos aconteceres lo que realmente debiera motivarnos, movernos, hacer emerger nuestras emociones y sentimientos debiera ser el afán de superación, mejorar continuamente, establecer un rol de autoafirmación, para posteriormente proyectar hacia los que nos rodean una fuerza basada en eso, no exclusivamente en la victoria si no en "nuestra victoria personal". Y por supuesto que como cuñas de esa consecución los valores más elementales del ser humano, para saber competir, aportando, ganar otorgando y crecer junto a tus rivales que al fin y al cabo son tan necesarios.
 
 
Los que fueron ganadores serán humillados y perdedores si no son capaces de asumir que triunfo o victoria o felicidad son valores a compartir y nunca a defender creyéndolos propios.
 
 
 
 
Brasil Fue más fuerte amparada en voces fuertes, trabajo en equipo, fuerza y Espíritu...mucho Espiritu...A España le queda un largo camino hacia la consecución de los valores más básicos que aporten el Verdadero Carácter Ganador.
 
 






 

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images