Interstitial Play

17:42:00




Esa es la intersección. Porque?. Quien posee la clave para que alguno de los momentos que acontecen nuestra vida, los puntuales, los importantes, los decisivos, los razonados, los que pensamos y los impensados, lleguen cuando llegan?. Parece ser que nadie. Pero lo que si que es cierto que los guiones de las películas, con una estructura más que pensada, suelen tener una secuencia casi lógica cuando dibujan lo que ocurre en el escenario real, en la vida real vamos.

Las venganzas son venganzas, y la historia es historia y los barcos holandeses eran hace siglos barcos holandeses. Como serían aquellos marinos holandeses entonces?. Eran marinos holandeses, valientes, rudos, despiadados y poco prudentes. Marinos y holandeses. Que término. Parece como Mercaderes y cartagineses...o sea llevan implícito o este marketing o aquella sed de venganza.

Los guiones se suceden siempre bajo la misma estructura...y en casi todos hay gente encorriendo a alguien, por lo tanto también es fácil advertir que el Fútbol es una escenificación gráfica muy elocuente de un guión bastante lógico. Si sumamos todos estos factores llegaremos a una conclusión. Unos futbolistas/marinos holandeses, tenían una más que trabajada, durante mas de 1400 jornadas, sed de venganza. Y lo que era más llamativo, es que ese pago o esa rebaja de condena o esa limpieza espiritual llegara cuando se iniciara otra batalla. Acaso era ilógico que se debiera motivar a los Marineros/futbolistas españoles con unas arengas realmente dramáticas?. Vicente del Bosque no estaba preparado para trabajar con ese guión. El encontró un escenario con Goletas más favorecidas por el viento del sur, placido y suave, con la luz y el clima adecuados. Por lo tanto era muy complicado que hiciera una lectura tan extremadamente violenta. Los Corsarios Holandeses sin Patente ni hipotéticos medios no habían olvidado y además encontraron a un errante director con apellido, Van Gaal, de los que sabían que las frías aguas que enmarcaban los Paises Bajos por el Norte eran difícilmente practicables, difícilmente abordables. Sed de venganza y Hambre de triunfo...necesidades primarias para los que están habituados a perder.



Y ahora qué?. Pués que las arengas se reconvierten y se acentúan hiperdramáticas y no queda otra porque hasta los hastags lo determinan. No queda otra, o ganamos...o morimos. Y es aquí, así de sencillo cuando a los ganadores no les debieran pesar los galones y demostrar eso, que son ganadores no jugadores de la oportunidad que a veces sonríe porque si, casi tanto como porque si sin haberlo deseado o no esperarlo, o con un extraño hado que poseen los triunfadores de un momento.

Ha llegado el Hastag...perdón ha llegado el momento...el imperio de los triunfos debe ser refrendado...o si o si...pero sin todos somos buenos ni que chicos tan majos...más que nada porque hay que demostrar que una nación se rige por un sentimiento patrio con sentido no por unos vientos favorables que propician a veces que la victoria llegue, con goles o casi sin ellos... y bajo la dirección de un general que no haya demostrado nunca ser un perdedor...


You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images